Músicos: Gaspar Villate y Montes

Por: Mirna Guerra.

Desde el siglo XIX la música cubana recorre el mundo a través de sus autores. Muchos de los grandes maestros de nuestra cultura musical llegaron a la cima de sus carreras en las principales capitales Europeas. Destacaron nombres como el de José White, Primer Premio de Violín en París (1856). José Manuel “Lico” Jiménez apodado el Lizt de Ébano, Premio Medalla de Plata del Conservatorio de París y co-director del Conservatorio Real de la ciudad de Hamburgo en Alemania. Ignacio Cervantes también premiado en el Conservatorio de París en 1866, y el pianista y compositor Gaspar Villate, quien también residiera en París y a quien dedicamos esta publicación por cumplirse en estos días un aniversario más de su nacimiento.

e35e5f1440_gaspardev

Gaspar Villate y Montes

Gaspar Villate y Montes nació en La Habana el 27 de enero de 1851, es considerado uno de los representantes más notables de la creación operística en Cuba en la segunda mitad del siglo XIX. Villate se inició desde muy joven en los estudios musicales bajo la tutela del maestro Nicolás Ruíz Espadero de quien recibió sólidos conocimientos sobre la composición y el arte pianístico. En su temprana juventud ya había escrito una misa y a los diesiseis años se hace referencias a la creación de una ópera Angelo Tirano di Padua inspirada en el drama homónimo de Víctor Hugo.

Hacia finales de la década de los 60, después del estallido de la Guerra de independencia, Villate se trasladó con su familia a los Estados Unidos donde continuó sus estudios de música, a la par que realizaba conciertos con gran éxito. Poco tiempo después viajó a París; ya en la capital francesa perfeccionó su estilo de creación de óperas con los maestros Bazin, Joncieres y Dannhauser. En la capital francesa conoció al famoso compositor Giuseppe Verdi con quien entabló un estrecha amistad y de quien recibió una notoria influencia en sus creaciones.

Gaspar Villate se erigió como el principal exponente de la ópera cubana decimonónica, entre sus principales títulos se encuentran Zilia (1877), La Czarina (1880), Richeliu, Sulia, Baldassare inspirada en el drama de Gertrudis Gómez de Avellaneda (1885) y Cristóbal Colón. Sus óperas fueron presentadas en los escenarios europeos de París, La Haya y Madrid. El estreno en el Teatro de los italianos de París de la ópera Zilia constituyó un verdadero acontecimiento musical y recibió los mejores elogios de la crítica y la prensa parisinas.

Además de sus obras para escena Gaspar Villate también compuso danzas cubanas para piano y otras piezas de carácter criollo, así como numerosas canciones para voz y piano, la Serenata Cubana para orquesta, una Misa que fue estrenada en la boda de Alfonso XII y una marcha fúnebre dedicada al mismo rey, siendo la única de la que se conserva un archivo de audio.

Alfonso XII de Gaspar Villate y Montes.

La llama creativa de este insigne compositor se apagó el 10 de octubre de 1891 en París, la ciudad que fue testigo de sus mayores éxitos.

Fuentes: