De la Música Cubana: Tributo a Juan Formell

Por: Imilka Fernández.

Juan Formell, A través de mis canciones. Fragmento del DVD Van Van 40 años. Video editado por http://www.salsaytimba.net

Para muchas generaciones de cubanos, especialmente los nacidos después del 69, Los Van Van han constituido la banda sonora de sus vidas. Incansables, imparables y absolutamente creativos se han presentado durante más de 40 años a un público bailador exigente, a quien se le ha otorgado todo el protagonismo de su esencia de orquesta popular bailable por excelencia. Detrás de esta enorme máquina estuvo una figura que generó lo que hasta hoy se mueve alrededor de Van Van, Juan Formell.

Ser “vanvanera” no es suficiente para dedicarle este modesto tributo al maestro por el 74 aniversario de su nacimiento -el 2 de agosto de 1942-, pues son tantas las razones por las que Juan Formell ha quedado entre los grandes de nuestra música, que el ser una bailadora común con “cierto exceso de admiración”, sólo aportaría una sensibilidad añadida de menor peso.

Su niñez transcurrió en el barrio de Cayo Hueso donde nació, un lugar que es considerado como un auténtico hervidero de las más puras expresiones de la música cubana. El bolero, el feeling, la rumba, Elvis Presley, Los Beatles, Little Richard, Fast Domino, son su referencia musical cotidiana, un amasijo de sonoridades a las que después incorpora el jazz y la música brasileña.

Se definió por estudiar el bajo al considerarlo la columna vertebral en las agrupaciones bailables y trabajó en la orquesta del hotel Habana Libre tocando arreglos del ya reconocido compositor y orquestador Juanito Márquez, quien le ayudó en sus primeros trabajos como creador. En 1967, se integra a la Orquesta Reve donde realizó algunos cambios para renovar la sonoridad de la misma como la incorporación del bajo eléctrico y la organeta (teclado) en sustitución del contrabajo y el piano acústico, el tratamiento rítmico y amplificación acústica en los violines, el empleo de la flauta de sistema y la batería que sustituyeron a la flauta de cinco llaves y las pailas, el trabajo vocal a tres voces en lugar del unísono, entre otros.

Dos años más tarde Formell forma su propio proyecto Los Van Van. Tenía las ideas claras, quería crear una sonoridad nueva, con rasgos novedosos en la tímbrica y fusionar el rock y la música pop con el son cubano. Para lograrlo se hizo rodear de grandes músicos como César Pedroso “Pupy” y José Luis Quintana “Changuito” quienes, siguiendo sus pautas, compartieron su interés de renovar y de crear un producto novedoso y de gran éxito. Se les atribuye -especialmente a Changuito-, la creación del Songo un ritmo cadencioso que determinaría gran parte de su sello distintivo. A partir de este momento, Van Van y Formell comienzan a hacer la historia que muchos conocen.

Sin lugar a dudas, el maestro Formell logró su objetivo. Hoy Van Van es un referente de la música popular bailable cubana por su sonoridad, por su estilo y por su popularidad, grabando más de 26 discos. En el 2013, recibió el Premio Especial a la Excelencia Musical 2013 que entrega la prestigiosa Academia de los Grammy Latinos. Su humildad y entrega absoluta a la música cubana se evidencia en las palabras que pronunció en este importante momento:

“Me siento honrado y quiero compartir esta alegría con todos los músicos de nuestro país. Mi vida -subrayó- ha estado consagrada a la música y sólo cobra sentido cuando la gente la hace suya y la disfruta. En el orden artístico he recibido varios premios, entre ellos el Nacional de la Música que me llena de orgullo. Agradezco a la Academia Latina el gesto de distinguirme, en particular porque un reconocimiento de este tipo no solo potencia en este hemisferio mi obra y la de Los Van Van, sino también a la vanguardia de la música cubana” (1).

Además de sus grandes atributos como músico, bajista y compositor, su adorable personalidad lo convirtió en una de las figuras más queridas y respetadas en el panorama cultural cubano. Era un visionario excepcional y un libre pensador que asimilaba fácilmente las nuevas tendencias y confiaba en la capacidad de sus músicos, un eterno admirador de la savia popular, un fiel observador y un servidor complaciente del bailador, con una gracia y una picardía especial para atrapar en sus canciones el sentir y las expresiones cotidianas más auténticas.

Su legado es de los más notables y su nombre se escribe con letras doradas en la historia de la música cubana.

¡Gracias maestro!

César “Pupy” Pedroso y artistas invitados, Vanvanero Siempre Seré. Homenaje a Juan Formell.

 

Referencia:

  1. http://www.ecured.cu/Juan_Formell

 

Fuentes:

 

Imagen de cabecera: Juan Formell.
Foto tomada de www.cubadebate.cu