Cubano y universal: Ignacio Villa “Bola de Nieve”

Por: Mirna Guerra.

“…yo soy la canción que canto…”

Bola de Nieve

La villa habanera de Guanabacoa ha sido conocida por ser la cuna de ilustres músicos cubanos entre los que destacan el gran pianista Ernesto Lecuona Casado, probablemente el más internacional de los creadores hispanoamericanos  de la primera mitad del siglo XX, la gran cantante Rita Montaner “La Única”, el pianista concertista José Echániz, el destacado compositor Juan Arrondo, el cantautor Carlos Puebla y el inigualable cantante, pianista y compositor Ignacio Villa Fernández a quien todos hemos conocido como el gran “Bola de Nieve”  y  que  recordamos en el 105 aniversario de su nacimiento.

Bola de Nieve, ¡Ay amor!

Bola de Nieve nació el 11 de septiembre de 1911 en el seno de una familia humilde, hijo de Inés Fernández y Domingo Villa. De pequeño se inició en el estudio de la música aunque su sueño era ser Dr. en Pedagogía, Filosofía y Letras. Cursó estudios de pedagogía en la Escuela Normal para Maestros, optando por la música como medio económico para su subsistencia. Sus primeros trabajos como pianista los realizó acompañando las películas silentes que se proyectaban en los cines de su ciudad natal.

El despegue de su carrera artística llegó cuando comenzó a trabajar como pianista acompañante de Rita Montaner, con la que trabajó durante dieciocho años y con quien viajó a México en 1933 donde triunfaron. Juntos se presentaron también en los escenarios más prestigiosos de Hispanoamérica y los Estados Unidos. Tras su exitosa gira con Rita actuó como solista por las más importantes ciudades de América y Europa alcanzando una gran popularidad como intérprete y compositor por su estilo peculiar lleno de gracia, carisma personal y esencia de cubanía.

Compartió escenario con muchas de las celebridades artísticas del momento, como el gran maestro Ernesto Lecuona, la cantante cubana Esther Borja, la argentina Libertad Lamarque, el mexicano Pedro Vargas, la española Conchita Piquer, los norteamericanos Teddy Wilson, Art Dayton, Paul Robertson y Lena Horne, entre otros. Tuvo su propio programa radial El Gran Show de Bola de Nieve donde además de cantar compartía con invitados internacionales de renombre.

Bola de Nieve, ¡Ay! Mamá Inés.

Bola de Nieve poseía un variado repertorio,  interpretó canciones tanto de su inspiración, como de destacados compositores como  Eliseo Grenet, Ernesto Lecuona, Adolfo Guzmán, Chabuca Granda, María Grever, Vicente Garrido, Agustín Lara, así como sonados temas del cancionero internacional como Be Careful It’s My Heart o La vie en rose, que en su voz cobraban un matiz especial, puramente intimista y personal. Cultivó con éxito la canción afrocubana de las que destacan sus interpretaciones de los Motivos de Son con textos del poeta Nicolás Guillén.

Sobre el origen de su nombre artístico Ignacio Villa confesó a modo de anécdota en una entrevista realizada para el programa de radio Pablo & Sus Amigos en abril de 1958 en Lima, Perú, [[que nunca tuvo la intención de llamarse así, realmente le incomodaba pues en el colegio le llamaban de este modo con motivo de burla porque existía un personaje de cine en su juventud que tenía ese nombre. Cuando comenzó de pianista con Rita Montaner, esta le puso el nombre de Bola de Nieve en el cartel de presentación de un programa de teatro en México, desde ese momento quedó rebautizado con el sobrenombre artístico que para Bola fue uno de los mayores favores que la cantante le hizo nunca]].

Bola de nieve, La vie en rose.

Bola de Nieve no poseía una técnica vocal depurada pero sí una voz inconfundible, sólo él sabía dar ese toque especial de vivir e interpretar la música “…Si hubiera tenido voz hubiera cantado en serio, me hubiera gustado cantar ópera, pero tengo voz de manguero de vendedor de duraznos, de ciruelas. Entonces me resigné a vender ciruelas en el escenario sentado al piano. El público me lo ha permitido y me lo ha perdonado…” (1) Para él era esencial estar identificado con la obra que fuese a interpretar, por ello decía “…cuando no siento profundamente una canción, prefiero no cantarla” (2) “…Siempre he dicho que yo no canto, sino que expreso lo que las canciones, pregones o poemas musicalizados tienen dentro. Cultivo la expresión más que la impresión. No me interesa impresionar. Lo que me interesa es tocar la sensibilidad del que escucha…” (3).

El 2 de octubre de 1971 el gran Bola de Nieve dijo adiós en la Ciudad de México. Músico versátil, admirado y respetado por todos los artistas e intelectuales que le conocieron. Bola de Nieve ha sido uno de las figuras más geniales que ha dado la cultura cubana; un artista que poseía el talento necesario para tocar los corazones de todo el mundo.

Bola de Nieve The Incomparable. 2007 (Disco completo)

 

Referencias:

  1. Radio DDC: ‘Yo me siento profundamente latinoamericano‘, DDC | Cubakústica FM | 14 de Febrero de 2016 – 11:59 CET. Archivado en Bola de Nieve Cuba Cubakústica FM Música Radio DDC. http://www.diariodecuba.com/cultura/1455303626_20185.html
  2. Idem.
  3. http://www.juventudrebelde.cu/cultura/2014-10-02/magia-en-bola-de-nieve-/

 

Fuentes:

 

Imagen de cabecera: Ignacio Villa Fernández "Bola de Nieve".
Foto tomada de www.conevelio.com