Rey Ruiz, un salsero 100% cubano

Sin duda, es el dueño de un carisma y de una simpatía natural que cautiva desde el primer encuentro. Su atractiva imagen de hombre latino, la dulzura de su voz y la ternura de sus temáticas románticas y amorosas fueron sobradas razones para que, a principio de los 90, a este cantante cubano se le abrieran las puertas del éxito en el género de la salsa. Hoy, después de varias décadas, Rey Ruiz ha demostrado que su presencia en la salsa ha ido más allá del furor de la moda de aquellos años. Su permanencia en la lista de éxitos durante todo este tiempo, su producción discográfica imparable, el cúmulo de premios y el reconocimiento a nivel internacional de sus interpretaciones acreditan la labor de este apasionado de la canción que disfruta de su público, de la música y de ser cubano.

Rey Ruiz, “No me acostumbro” de Jorge Luis Piloto

Con este tema “No me acostumbro” del prolífico compositor cubano Jorge Luis Piloto, se abre el primero de los discos de Rey Ruiz en 1992. Un álbum que logró con cinco de sus canciones altos niveles de preferencia internacional obteniendo así Disco de Oro y Platino por el número de ventas, premios Billboard, Lo nuestro, TV y Novelas y que le hicieron merecedor del premio en la categoría de Cantante Revelación del Año, Salsa Tropical en 1993.

Reiniero Ruiz, Rey Ruiz, es natural de La Habana, del conocido barrio La Lisa y nació el 21 de junio de 1966. Su afición por la música y en especial por el canto comenzó desde temprana edad. Sus padres le apoyaron en esta ilusión y lo presentaban en programas infantiles de la televisión cubana. Más tarde lo matricularon en el Conservatorio de Música de La Habana y terminõ sus estudios en la Escuela Nacional de Artes (ENA) donde se graduó en la especialidad de guitarra, aunque también compartía su talento y su tiempo con la práctica coral.

En Cuba han quedado registrados los inicios de su carrera profesional con agrupaciones estelares como al Orquesta Riverside, donde se nutrió de una sonoridad poderosa y compacta que Rey Ruiz trata de mantener como sello personal en cada una de sus grabaciones, aunque respetando las características estilísticas de la salsa.

Rey Ruiz, “Vereda Tropical” de Gonzalo Curiel

También trabajó en La Habana con Los Dada como cantante de espectáculos que ofrecían en el hotel Habana Libre y tiempo después fue contratado para el show del cabaret Tropicana. Con el espectáculo de este centro nocturno salió de gira hacia la República Dominicana en 1991 y una vez allí, pidió asilo político. En 1992 llega a los Estados Unidos apoyado por un grupo de amigos y profesionales de la música que ya conocían de su carrera y de sus cualidades.

Su volver a comenzar, ahora desde la ciudad del sol, Miami, le convirtió desde su primer disco “Rey Ruiz” en una promesa del mundo salsero. Disco de Oro y Multi-Platino en Puerto Rico y Estados Unidos, Disco de Oro en Colombia, estar en los números uno de la Cadena Dial en Europa le acreditaron para participar en importantes festivales de este género como la Feria de Cali en Colombia y el Festival de Salsa en el Madison Square de Nueva York.

En 1993, Rey Ruiz fue invitado a participar en una compilación realizada por varios cantantes de salsa para rendir tributo a salseros de las décadas 60 y 70. “Así se compone un son” es el tema que incorporó a Tributo a los soneros.

Rey Ruiz, “Luna negra

En cuerpo y alma (1995), Destino (1996), Porque es amor (1997), Éxitos del Rey (1998), Ya ves quién soy (1998), Fenomenal (2000) fueron las más importantes producciones discográficas de Rey Ruiz que actualmente casi llegan a la veintena. Con ellos se dibuja la trayectoria impecable y trascendente en la carrera profesional de este artista. De cada uno de estos discos dos y hasta cinco temas se convirtieron en éxitos permanentes en las listas de preferencias del público tanto en Europa como en América convirtiéndose en ganadoras de discos de oro, platino, multi-platino y de otros importantes premios en diferentes categorías de la música tropical.

Sin lugar a dudas, Rey Ruiz ha sabido llevar el triunfo sobre sus hombros. Sus continuas producciones discográficas nos dibujan un Rey siempre en búsqueda de elementos que logren captar la atención de sus admiradores y de la crítica especializada. La selección cuidadosa de cada una de sus temas, concebidos con orquestaciones de buen gusto y de talentoso oficio, es quizás de los aspectos más importantes de su amplio repertorio. Sus canciones van desde el amor hacia la cotidianidad, enmarcadas dentro de una salsa romántica muy cuidada, de fino estilo con melodías comerciales y pegajosas, pero de difícil entonación.

Rey Ruiz, “Regalo

El Rey” o “El bombón de la Salsa” son algunos de los sobrenombres que este cantante cubano ha venido recibiendo cariñosamente por parte del público por más de 20 años. Como buen cubano su directo está lleno de baile, energía y de excelente comunicación. Su amor y conexión con Cuba han permanecido intactos, de ahí que surgiera la propuesta de grabar sus dos últimos temas de gran éxito, “Regalo” y “Amor Bonito”, con un equipo de realización integrados por talentosos especialistas de la isla.

Aquí les dejamos las impresiones de detrás de las cámaras, para que disfruten de un Rey involucrado, complacido, cercano y sobre todo bien cubano.

Rey Ruiz, Behind the scenes de “Amor Bonito
Fuentes:

Imagen de cabecera: Rey Ruiz. Foto tomada de www.portalnoticias.digital58.com.ve